Pinceladas de criterio para afrontar C-R-I-S-I-S

Phillippe Starck, creador genial del mundo del diseño y mucho más, en la entrevista que publicaba este domingo el diario “ElPaís”…

(…)

Un triunfador como Starck, ¿tiene alguna receta mágica para sobrevivir en tiempos de crisis… algún consejo que dar?

Bueno, toda esa dimensión económica de la creatividad de la que hablaba antes tiene todavía muchísima más importancia en tiempos de crisis. Y ahí existe algo que es vital, y que yo llamo “la posesión de la diferencia”. Para cualquier empresa, saber ser diferente de los demás es vital… pero en tiempos de crisis eso se convierte en un bien extraordinario. Todo se trastoca en un sistema binario de vida o de muerte, en la medida en que los primeros que morirán económicamente serán aquellos que no tengan nada de particular que ofrecer y sólo basen su estrategia en la bajada de precios. En cambio, los que sepan ser diferentes -y, mucho mejor, únicos- estarán protegidos de todo contratiempo.

(…)

Siguiendo por ese camino de “utilizar la crisis en beneficio propio”, ¿puede una situación como la actual llegar a servir de inspiración para la creación?

Claro que sí, está claro, es una oportunidad formidable. Devanarse los sesos para alcanzar, por ejemplo, nuevas formas de crear energía es algo extraordinario. Hace poco pasé varias semanas de auténtica felicidad profesional dando vueltas a mi cabeza buscando nuevas ideas de cara a la creación de nuevas superficies fotovoltaicas, nuevas vías de energía solar que poder adaptar a nuevos edificios. Ahora mismo estoy obsesionado con poder hacer funcionar barcos enteros con energía solar… ¡es formidable!, ¿no? Y lo repito: las ideas nuevas traen estéticas nuevas.

(…)

A lo peor ocurre que nos hemos quedado sin metas, sin planes o sin ideales…

Evidentemente, una sociedad que no tiene ningún guía, ni ningún guión, ni ninguna utopía, va mal encaminada. Porque eso está claro: vivimos en una era profundamente moderna… pero nunca hemos sido menos utópicos. Nunca la humanidad ha tenido menos proyecto de sociedad que hoy. No hay nada por delante. Hasta hace poco hubo al menos la utopía del socialismo, la del comunismo, la del capitalismo y otras. Hoy no hay nada. El socialismo se ha formalizado del todo. El comunismo era una idea maravillosa, pero cayó por culpa de la mala calidad del primer prototipo, lo que es extremadamente idiota, porque si yo tirase la toalla cada vez que me sale mal el primer prototipo de una creación, estaría apañado, no haría nunca nada. Mire, teníamos un proyecto de reparto universal de la riqueza, algo que era absolutamente esencial. Bueno, pues como salió mal el primer ensayo, hubo quien dijo: “Es el proyecto el que falla”. ¡Pues no señor!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s