¿Te unes al capitalismo creativo? Bill Gates te lo propone.

Dos semanas atrás, la cara eternamente adolescente de Bill Gates aparecía en la portada de la revista Time . Junto a ella, el título de su artículo “How to help those left behind”, o lo que es parecido: “¿Cómo ayudar a los más desfavorecidos?”. Y en el interior del artículo, otra vez el concepto que vio la luz en la reunión de Davos de principios de año y al que denominó “Creative Capitalism“: Capitalismo Creativo.

Bill Gates, por mucha tirria que le tengamos a Microsoft, es un referente del mundo empresarial. Es obvio que en Microsoft se podrían haber hecho mejor muchas cosas (el Zune, dirán muchos, o Windows, por no ir más lejos), pero ahí está lo logrado. Se echa de menos que otros tantos hagan lo que él ha hecho al dedicarse a su fundación y dejar a un lado la empresa que creó.

Pero centrándonos en el artículo, su contenido recuerda en muchos momentos a lo que entendemos por Responsabilidad Social Corporativa. No es ultrarrevolucionario pero sí podría serlo si este hombre logra en esta labor lo que ha logrado con Microsoft en su campo. Al contenido se le puede objetar más de una idea pero me quedo con lo que me aporta.

Se agradece que quien hable de este tema, por una vez, tenga un grado de relevancia más allá del mundo del espectáculo (sin quitarle mérito a lo que Bono, Bob Geldof y Chris Martin hacen como “mediáticos” de la lucha contra la pobreza).

Me gusta la alusión que hace al libro de G.K. Prahalad “La fortuna en la base de la pirámide”. Un libro muy recomendable. Recoge ejemplos de empresas que dirigen su estrategia hacia las personas que tienen menores ingresos para ofrecerles servicios o productos adaptados a sus posibilidades y necesidades.

Otra idea destacable y ojalá que pronto real, es la propuesta que realiza a los CEO´s de multinacionales para que su gente más innovadora enfoque parte de su tiempo y su capacidad creativa a combatir las desigualdades, la pobreza y las injusticias sociales. No es nada nuevo en el caso de trabajadores que destinan parte de su tiempo a actividades voluntarias para ONG, pero sí que puede resultar un salto cualitativo si las capacidades de la gente más innovadora se concentran en una misma labor.

Alguno de los ejemplos de capitalismo creativo que aparecen en la revista chirrían, pues hacen del dolor y la pobreza una variable más en la ecuación del márketing. Pero qué le vamos a hacer. Como en todo, por algo se empieza y bien está que no todo sean conciertos y telemaratones para abrir mentes.

Nuevas ideas aparecen. Toca criticarlas y añadir otras mejores. Porque más allá del capitalismo creativo se encuentra el humanismo profundo que, de por sí, es creativo.

Ahí va un vídeo con el testimonio de Gates.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s