Coppola y Yunus juntos en Madrid

francis_ford_coppola-712008.jpgnobel_muhammad_yunus.jpg

¿Qué puede unir a Francis Ford Coppola y a Mohammed Yunus?

Lo primero, su genialidad: Coppola como creador en el mundo del cine (El Padrino, Apocalypse Now, Cotton Club…); Yunus, por su increíble visión en la lucha contra la pobreza a través de los microcréditos.

Y lo segundo, Madrid, en el mes de junio.

Los trae Expomanagement 2008, este tipo de eventos para hacer contactos en el mundo de la alta empresa y, de paso, refrescar un poco el cerebro. Eso sí, el vaso de agua para refrescar el cerebro roza los 2000 euros.

En Sináptico vamos a tratar de hacerlo sin cobrar un real. Por eso, para saber algo más del pensamiento de Yunus y de su obra, aquí está la conferencia que hace 5 años realizó en la Fundación Rafael del Pino y está disponible en PDF aquí:

Anuncios

Un comentario en “Coppola y Yunus juntos en Madrid

  1. SISTEMA MONETARIO

    NUEVO Y CONVENIENTE

    Todos los males sociales de la humanidad empiezan con el sistema monetario actual, cambiarlo debería ser, sino el primero cuando menos de los primeros objetivos. Las opiniones o tendencias de derechas, izquierdas, del centro, social demócratas etc. no son la primera y por lo tanto la solución. Ésta, la verdadera solución, está unos pasos antes, exactamente a donde se encuentra el principio de todo, «en el sistema monetario» y el actual no es natural, no es para toda la humanidad, o sea, no hay una base común y universal.

    No soy marxista ni de derechas o de la vía del centro, soy únicamente partidario de lo natural y aunque la verdadera riqueza proviene o la produce el trabajo (sea empleado u obrero) y a éste es al que hay que retribuir adecuada y merecidamente, esto debe o debería ser efectuado bajo un «nuevo sistema monetario natural y justo», a donde el hombre no pueda manipularlo como lo hace ahora y como lo hicieron y lo siguen haciendo los que mandan dentro de un sistema marxista, capitalista, socialista o de cualquier tendencia, hasta nuestros días. Sobre este asunto no debe haber la menor duda, puesto que está a la vista de quien quiera ver aunque no sea un profesional.

    Estados Unidos de Norteamérica, busca un papel adecuado a sus propósitos, lo imprime, lo llama “Dólar” y… todos los demás países: “El mundo entero”, debe aceptarlo como medio de intercambio mundial. Es una afirmación dura y hasta irónica, es cierto y lo acepto, pero… ¿está o no ceñida a la realidad? Ahora, con reglas algo más estrictas, hace lo mismo parte de la Europa Unida con su “Euro”. Después tal vez vendrá el “Yuan” de la China.
    ¿Y por qué? Porque nos hemos apoyado en bases de estructura parcializada que no pueden casi sostener las necesidades de una humanidad pujante y exigente. Estas bases, son este sistema: «El Sistema Monetario actual». No es democrático, no es natural, no es para que todo el mundo lo pueda manejar y beneficiarse de la misma manera que lo hacen los que han logrado el poder suficiente para emitir dinero sin mayor o ningún respaldo.
    No sé cuantas décadas deberán pasar, con seguridad demasiadas lamentablemente, para que toda la humanidad se dé cuenta, o mejor dicho, puesto que ya se debe haber dado cuenta, acepte la imperiosa necesidad de unirse en parecidas políticas de gobierno, lo cual es imprescindible a mi modo de ver, antes de aplicar un nuevo, universal y natural sistema monetario.

    «Confío que no se deba esperar unos dos mil y tantos años, como tuvo que esperar Aristóteles para ver aplicada la división en los tres poderes públicos: legislativo, judicial y ejecutivo»

    Pues bien, un sistema monetario verdaderamente y repito «natural», sin necesidad de reservas para emitirlo, que no perjudique a ningún país ni a nadie, ni a los que tienen mucho o poco, que precise de los empresarios, de la administración pública, pero aún más de los empleados o trabajadores, que acabe con la pobreza, los impuestos, las inflaciones o deflaciones, devaluaciones, que el tráfico de mercancías prohibidas (drogas, armas etc.) el sistema lo pueda detectar y que además, como ya se dijo: sea totalmente conveniente para todo el planeta. (Un sistema así acabaría o minimizaría la violencia, acabaría con las guerras, las fronteras serían casi inexistentes, los dictadores… bien… etc.)

    «Too good to be true» Como dirían los de habla inglesa: «Demasiado bueno para ser verdad» Pues sí señores y señoras, es completamente posible. He pensado en él muy cuidadosamente, pues éste ha sido una gran parte de mi trabajo en mi larga vida; administración, contabilidad, sistemas y procedimientos y dirección de empresas.

    ¿Pero como hacer desistir al que ostenta el poder, que acepte un sistema natural y democrático y abandone su sistema imperialista, aunque éste nuevo no pueda en absoluto perjudicarle?

    Disculpen el atrevimiento pero así pienso como libre pensador que siempre he sido. Cualquier información o datos del sistema o el mismo sistema, disponen de mi correo.

    Gracias por su tiempo

    Jaime Castañé S.
    Email: jaimecastane@cantv.net
    Email: jaimcastane@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s