sináptico

El binomio fantástico o cómo estimular la imaginación con lápiz y papel

Posted on: diciembre 30, 2008

Dos palabras, un mundo.

Esta sería la mejor definición del binomio fantástico. Una fantástica y sencillísima técnica de creación literaria desarrollada por Gianni Rodari en su libro “Gramática de la Fantasía”. El mejor detonante para crear una historia a partir de dos elementos que, a priori, no tienen nada en común.

Un ejemplo:

Tomamos dos palabras al azar: Zapato y nieve (por ejemplo)

A la hora de realizar un ejercicio de creatividad literaria, tendríamos que crear una pequeña historia con estas dos palabras.

“Aquella mañana, el zapato más poderoso del mundo tuvo que poner mucha atención en su paseo matutino. Tanta era la nieve caída  durante la noche que cada una de sus pisadas provocaba un pequeño alud para sus vecinos de acera. Al final, las autoridades del sector decidieron subir el nivel de alerta a su rango mayor. “Por si acaso”, comentaban en corrillos.”

“No me pregunten porqué decidí fabricar unos zapatos de nieve. Todo comenzó hace 2 años, cuando comencé a oír aquellas inquietantes noticias sobre el calentamiento global. Una mañana,  aprovechando la primera nevada intensa de la temporada, decidí subir al monte más alto de la región para poner el proyecto en marcha. Y fue llegar a la nieve y recibir el impulso extraordinario de moldear unos pequeños zapatos al más puro estilo Camper. Algo complicados, cierto es, pero dejando bien claro que la comodidad y el diseño podían ir juntos, incluso tratándose de nieve en polvo. Cuando acabé de perfilar el dibujo de la suela, tomé la nevera portátil (nunca viajo sin ella) y allí los deposité con sumo cuidado. El resto, es historia.”

Alguien pensará que esto son pequeños pasatiempos para personas ociosas o chiquillos de Primaria. Craso error. Nada mejor que ejercitar la mente con ejercicios de este tipo para crear la disposición a crear algo nuevo a partir de dos elementos que no tienen relación entre sí. La semilla de la creatividad. Bisociación, lo llamó Arthur Koestler.

Por cierto, a modo comercial de ejemplo, ¿qué es si no un iPhone?: música + teléfono + internet… (un trinomio o cuatrinomio fantástico)

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: